Los murciélagos de la fruta navegan con mapas internos

Científicos israelíes equiparon murciélagos frugívoros con los dispositivos GPS más pequeños del mundo para monitorear su vuelo.
La tecnología GPS hace que nuestros viajes sean más fáciles y eficientes. Pero para muchos animales, la capacidad de navegar con éxito por un espacio determinado no es sólo una cuestión de conveniencia: su supervivencia depende de ello. Los murciélagos egipcios de la fruta, por ejemplo, vuelan decenas de kilómetros cada noche para alimentarse de árboles frutales específicos, y hacen su viaje de regreso esa misma noche. Para entender cómo los murciélagos localizan árboles específicos, noche tras noche, los científicos colocaron pequeños dispositivos GPS en los murciélagos, en el primer estudio de campo exhaustivo de la historia sobre navegación de mamíferos basado en la tecnología GPS. Los resultados de este estudio mostraron que los murciélagos llevan un mapa interno cognitivo de su territorio, basado en puntos de referencia visuales tales como luces o colinas. El estudio, que se publicó en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) online Early Edition”, revela por primera vez cómo los mamíferos se orientan en su ambiente natural.
Muchos investigadores han estudiado las habilidades de navegación de otras criaturas, tales como aves, peces, insectos, langostas, tortugas, etc., pero los estudios sobre navegación de mamíferos se han limitado al marco de laboratorio. Desafortunadamente, los estudios de laboratorio no pueden duplicar los paisajes vastos y complejos por los que el animal debe navegar en el mundo natural.
El nuevo método basado en la tecnología GPS ofrece a los investigadores lo mejor de ambos mundos. Este nuevo enfoque en el estudio de la navegación de los murciélagos fue desarrollado por un neurobiólogo, el Dr. Nahum Ulanovsky del Instituto Científico Weizmann, y un ecologista, el Prof. Ran Nathan de la Universidad Hebrea de Jerusalén, junto con su estudiante Asaf Tsoar; en colaboración con Giacomo Dell’Omo de Ornis Italica, Italia, y Alexei Vyssotski de ETH Zurich, Suiza. En un esfuerzo de colaboración, desarrollaron los dispositivos (cada uno pesa alrededor de 10 gramos y contiene pequeños receptores GPS, además de registradores de memoria y baterías). Luego, utilizaron los dispositivos para rastrear los movimientos de los murciélagos egipcios de la fruta durante varias noches consecutivas.

Al principio, los investigadores recolectaron datos mientras los murciélagos iniciaban su vuelo cada noche desde una cueva cerca de la ciudad israelí de Beit Shemesh. Estos murciélagos volaban en línea recta a una velocidad de 40 kilómetros por hora y más (hasta 60 kms/h), a altitudes de cientos de metros, hacia árboles ubicados a unos 12 a 25 kilómetros de distancia de su cueva. Los murciélagos fueron a los mismos árboles, noche tras noche, aun pasando por alto árboles aparentemente idénticos que estaban más cerca de su cueva. Los datos mostraron que las habilidades de navegación de los murciélagos compiten con las de las palomas mensajeras.
El hecho de que los murciélagos pasaran por alto árboles frutales similares para

llegar a su lugar de alimentación preferido, eliminó al olfato como principal accesorio de navegación, mientras que un análisis de los datos sugirió que los murciélagos no se ubican simplemente con cualquier señal visual o de otra clase. Para investigar más profundamente el tema, los científicos llevaron a algunos de los murciélagos a otra zona, situada a 44 kilómetros de distancia al sur de su rango normal. Algunos murciélagos fueron liberados en la oscuridad, mientras que otros fueron alimentados en la nueva zona y liberados poco antes del amanecer. Los murciélagos que fueron liberados primero no tuvieron problemas para navegar a sus árboles frutales preferidos, y volvieron luego directamente a sus cuevas, mientras que aquellos que fueron alimentados primero, se dirigieron directamente a la cueva apenas fueron liberados.
Basados en el análisis de un modelo espacial, así como en discusiones con pilotos, dio la impresión de que los murciélagos podrían haber sido capaces de ver puntos de referencia familiares (colinas o luces de asentamientos humanos) desde el sitio en el que fueron liberados.
Para evitar que éstos usaran señales visuales como guía, los investigadores llevaron a los murciélagos aún más lejos, a una depresión natural que limita su campo visual: el Gran Cráter, situado a unos 84 kilómetros al sur de la cueva de los murciélagos. Aquí, algunos de los murciélagos fueron liberados en la cima de una colina al borde del cráter, mientras que otros fueron liberados en el fondo del cráter. A pesar de la distancia, los murciélagos liberados en la cima de la colina lograron ubicarse inmediatamente y volaron de regreso a la cueva. Sin embargo, los murciélagos liberados en el interior del cráter parecían desorientados, y volaron sin rumbo por un buen rato, hasta que encontraron la manera de salir del cráter y regresar a la cueva.
Esto confirma la idea de que los murciélagos utilizan la información visual de una “vista aérea” para construir un mapa cognitivo de una zona amplia. Las claves de navegación incluyen estos puntos de referencia lejanos, y los científicos creen que muy probablemente los murciélagos calculan su posición mediante el empleo de una forma de triangulación basada en los diferentes acimutes a lugares distantes conocidos.
Dado que la mayoría de los murciélagos liberados en el cráter, al irse finalmente, se dirigieron hacia el norte (en dirección a la cueva), Nathan, Ulanovsky y Tsoar creen que quizás los murciélagos tengan otro mecanismo de navegación de respaldo, para asistirlos cuando los puntos de referencia no son confiables. Este mecanismo podría incluir la detección de campos magnéticos u olores llevados por la brisa marina del Mediterráneo en direcciones específicas.
Si bien los experimentos de laboratorio basados en distancias de un metro o dos habían sugerido la existencia de un mapa interno de navegación, este estudio es el primero en demostrar que los mamíferos, como los murciélagos de la fruta, utilizan estos mapas para orientarse en áreas de hasta 100 kilómetros de amplitud.

Extraído de: http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Tecnologia/39795/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: