El original ‘GPS’ que permitía a los vikingos orientarse sin brújula

Barcos vikingos.

EP

La leyenda dice que los barcos se guiaban en la niebla con piedras solares

Los científicos confirman que ciertos minerales pueden polarizar la luz

Redacción, 13 de agosto de 2011 a las 10:51

La llamada piedra del Sol era una variedad de calcita llamada espato de Islandia, que polarizaba la luz y mostraba dónde se hallaba el Sol los días de niebla

Un barco vikingo. 01

Hace más de mil años, cuando en la península Ibérica florecía el Al-Andalus, aguerridos pueblos del norte de Europa dominaban gran parte de los mares y en algunas de sus expediciones incluso llegaron a pisar territorio norteamericano.

En una época misteriosa y oscura, en la que no había cartas de navegación fiables ni brújulas magnéticas, los temidos vikingos surcaban los océanos sin tecnología.

Escribe Ferrán Cosculluela en ‘El Periódico’ que para orientarse se guiaban por la posición del Sol, la Luna y las estrellas.

Por eso inventaron una especie de brújula solar que marcaba mediante una sombra la posición del astro rey.

Pero debido al gélido clima de los mares por los que navegaban, con abundantes brumas y bancos de niebla, tuvieron que desarrollar otros métodos para no perderse durante sus incursiones.

Dicen que los timoneles se sabían de memoria el perfil de las costas y que los navegantes eran capaces de guiarse por la dirección de las olas, el flujo de las corrientes o incluso por el color y la temperatura de las aguas.

AVES, PECES Y ALGAS

También prestaban atención al rumbo de las aves, la dirección de los bancos de peces o incluso a la presencia de algas. Pero, según cuenta una antigua leyenda vikinga, disponían además de una piedra misteriosa que les orientaba en los días más tenebrosos.

La llamada piedra del Sol: un mineral traslúcido (que podría ser una variedad de calcita llamada espato de Islandia), que polarizaba la luz y mostraba dónde se hallaba el Sol los días de niebla.

«El uso de esta piedra solo es una teoría que surge de una leyenda hallada en un antiguo manuscrito islandés. Hasta ahora nadie ha encontrado piedras de este tipo entre los restos de los barcos vikingos que se han recuperado, pero decidimos comprobar, por pura curiosidad, si desde el punto de vista óptico este recurso era posible. La conclusión es que sí lo es. Ahora solo falta que un arqueólogo encuentre un vestigio que acabe de confirmarlo», explica Ramon Hegedüs, un joven investigador húngaro que colabora en un proyecto europeo en el que participa la Universitat de Gerona (UG).

Hegedüs, que forma parte del grupo Visió per Computador i Robótica (Vicorob) de la Universitat de Girona, ha publicado sus conclusiones en la revista científica Proceedings of the Royal Society London B.

La antigua saga a la que se refiere este investigador relata que un día en el que navegaba bajo una espesa niebla, el rey Olaf preguntó al héroe Sigurd si podía determinar la ubicación del Sol.

Tras obtener una respuesta, el monarca tomó una piedra del Sol para comprobar si la predicción era acertada. Olaf se puso el mineral delante de los ojos, estudió el cielo y comprobó en qué lugar estaba la fuente de la luz, por lo que consiguió determinar la posición del astro invisible.

En 1967, el arqueólogo danés Thorkild Ramskou sugirió que esta piedra podría haber sido un cristal polarizado como el espato de Islandia, una forma transparente de calcita muy común en los países escandinavos.

HABILIDAD

«Con una piedra que actúa como un polarizador, mirando al cielo y rotando el mineral en diferentes puntos se puede ver en qué zonas hay más luz. Y así se puede intuir en qué zona está el Sol. No podemos saber qué precisión tenían los vikingos. Pero es indudable que hay que tener cierta habilidad para orientarse, porque cuando hay niebla la cantidad de luz es más pequeña. Seguramente dependía mucho de la habilidad del navegante para averiguar la dirección correcta», añade Rafael García, director del grupo Vicorob.

Las antiguas leyendas y las leyes de la óptica coinciden en la eficacia de ese mecanismo, ahora solo falta hallar una de esas piedras en una antigua nave vikinga para confirmar la teoría de esta brújula arcaica.

Una labor para la que puede ser de gran ayuda el robot de búsqueda submarina que están desarrollado estos investigadores de la UG junto con las universidades Jaume I (UJI) e Illes Balears (UIB).

 

Extraído de: http://www.periodistadigital.com/ciencia/ser-humano/2011/08/13/el-original-gps-que-permitia-a-los-vikingos-orientarse-sin-brujula.shtml?utm_campaign=uvram&utm_medium=home&utm_source=pd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: