Para orientarse en una ciudad no hace falta una brújula… Seis trucos para no perderse

Mucha gente confía en teléfonos inteligentes y GPS para saber cómo llegar a los sitios. Pero hay formas más naturales de orientarse. Un simple problema mecánico o una batería sin recargar puede hacer fallar nuestros sistemas de orientación automática.

Por BBC Mundo en Octubre 17, 2011

untitled

Y si no hay nadie alrededor ni un mapa de papel a mano, podemos tener problemas.

La orientación natural puede ser lo único necesario para solucionarlos. Esto significa ser capaz de orientarse sin mañas, brújulas ni cualquier otro tipo de instrumentos.

Se basa en estar atento y en las habilidades de deducción, que muchas veces consisten simplemente tomar puntos de referencia durante el viaje.

Pero, ¿qué nos puede ayudar cuando nos desorientamos?

1.- Antenas parabólicas de televisión

Estos aparatos son casi un salvoconducto en las áreas urbanas. Los discos parabólicos apuntan a satélites geoestacionarios, o sea que se mantienen en la misma posición sobre la superficie terrestre.

En cada zona suele haber un satélite dominante, por lo tanto, casi todas las antenas apuntan en la misma dirección. Si sabemos cuál, no perderemos el norte.

2.- Edificios religiosos

Desde la antigüedad, los edificios religiosos y los lugares sagrados se construyeron para aportar datos sobre la dirección.

Por ejemplo, normalmente, las iglesias cristianas están alineadas en dirección oeste-este, con el altar mayor en el extremo oriental, de cara al lugar por el que sale el sol. Las tumbas, a menudo, también mantienen esta disposición.

En las mezquitas, para orientarse hay que buscar el nicho en el muro, conocido como alquibla, que indica la dirección en la que hay que rezar, que suele apuntar a La Meca.

Las sinagogas habitualmente colocan el arca donde se guarda la Torah en el límite este del edificio, de modo que los fieles recen mirando a Jerusalén.

En los países ubicados al este de esa ciudad, el arca se encuentra en el extremo oeste de la sinagoga.

3.- Fenómenos meteorológicos

Los vientos dominantes suelen arrastrar lluvia y contaminación. Por este motivo su azote continuo deja huellas en los edificios.

Si sabemos cuál es la dirección del viento más común en una zona, estas marcas nos ayudarán a orientarnos incluso en un día apacible.

En el Reino Unido, por ejemplo, las corrientes más frecuentes proceden del suroeste. El resultado es visible en los vidrios de los edificios, en la piedra y en los ladrillos. Las esquinas de los edificios también muestran diferencias sutiles en función del punto cardinal al que estén expuestas.

4.- La dirección de las personas

Los navegantes del Pacífico aprendieron a seguir a los pájaros. Se dieron cuenta de que si bien un pájaro solitario puede actuar de forma excéntrica, un grupo suele seguir un patrón de comportamiento.

La misma regla de tres es aplicable a los seres humanos. No tiene sentido seguir a un individuo porque podemos acabar en cualquier lugar.

Pero caminar en la dirección de la multitud a cierta hora de la tarde puede conducirte a la estación de tren o a la parada de autobús más cercana. Por la mañana, para llegar allí habría que andar en el sentido opuesto al de la masa.

En la hora del almuerzo en un día soleado, el destino puede ser un parque o la orilla de un río.

5.- Alineación de las carreteras

Las carreteras no se construyen al azar sino que crecen según el tráfico y el tráfico más pesado es el que entra o sale de la ciudad.

Así que las carreteras más anchas tienden a estar alineadas de una manera específica, dependiendo de si usted se encuentra en el centro o en las afueras de la ciudad.

Si está en el norte o sur de una ciudad comprobará que estas vías principales tienden a llevarlo de norte a sur o viceversa.

Igualmente, si está en el este u oeste, sabrá que las carreteras más anchas serán las que corren de oriente a occidente.

Ésta es la razón por la que los mapas de carreteras en ciudades grandes tienen un patrón radial.

Es algo de sentido común, pero pocas personas se dan cuenta cuando se pierden.

6.- Las nubes

Una de las mejores maneras para no perderse es no desorientarse. Mi forma favorita de lograrlo en una ciudad es orientarme -usando algunos de los trucos mencionados anteriormente- y luego, para mantener el rumbo, mirar en qué dirección se mueven las nubes.

Su viaje es muy constante a menos que haya un cambio brusco en el clima.

Esta técnica es particularmente útil cuando nos metemos en el metro y salimos en otra parte de la ciudad.

Antes de entrar en el túnel, miramos al cielo y recordamos la dirección de las nubes. Cuando salimos en un lugar desconocido, volvemos a alzar la vista y así podemos reorientarnos.

Extraído de: http://informe21.com/ciencia-tecnologia/orientarse-ciudad-no-hace-falta-brujula-seis-trucos-no-perderse

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 563 seguidores

%d personas les gusta esto: